Thursday, 10 December 2009

XXI

Sí, querido, hoy estoy inspirada.

He de decirte una cosa: Estamos en el siglo XXI, en el siglo en el que una chica como yo no puede tener ganas de echar un polvo sin oír los gemidos de escándalo que hace la gente a tu alrededor como viejas de la época dictatorial. En cambio, esos mismos gemidos no los oigo cuando aquellos modernitos escriben hermanas sin -h, cuando muere un árabe en la guerra (total, es árabe, no debe ni sentir, estará acostumbrado a morir), cuando alguien que apoyaba la guerra de Irak dá clases de ética en una universidad, cuando siguen habiendo ridículas manifestaciones patrióticas por parte de gente que por no hacer nada por su país, ni siquiera estudian, cuando...

Sabes que podría seguir, pero hoy no me siento con ganas de cambiar el mundo, porque por no sentir no siento nada ahora. O tal vez sí, decepción, pero ése sentimiento me acompaña siempre que salgo a la calle o enciendo la tele. Hoy no me siento con ganas de cambiar el mundo, pero mañana tal vez sí.


Con cariño y amor,

Ann

1 comment:

Miqui Brightside said...

ok, dime cuándo no hay que tener una razón para hacer algo
por cierto, me gusta esta entrada :)

Hello Dolly,

Goodbye Dolly.