Saturday, 7 November 2009

London Calling

Dos rosas.
Dos cuerpos.
Un solo corazón que se dirige a Londres. En realidad no importa adonde se dirija porque siempre seguirá siendo el mismo. Aunque bien es verdad que un nido de enamorados bohemios como Londres aumenta el grado de cada emoción, de cada beso, de cada mínimo gesto.
Debo confesar que me cuesta creer en el amor. En ese que dicen que es de verdad. Nunca me convencen los argumentos, las palabras, solo si lo veo.

Y lo he visto.

Ella se llama Nerea. Él se llama Álvaro. Y los dos son ese corazón que se dirigirá a Londres en poco tiempo.

¿Y que por qué sé que eso es amor? Porque nunca había imaginado que pese a la distancia y a los numerosos obstáculos que han invadido sus caminos sigan cada día más unidos. Es increíble. De verdad.
La suerte no es de ellos por ir a Londres. La suerte es de Londres por tenerlos unos días paseandose por sus calles y mercadillos. Y es que en Londres hay de todo, menos dos rosas, dos cuerpos, o mejor dicho, un sólo corazón tan impactante como ellos.







Con cariño y con muchísimo amor,

Ann









No comments:

Hello Dolly,

Goodbye Dolly.