Friday, 24 July 2009

Should I Stay or Should I Go?


Aquel chico me dedicó una mirada corta, pero apasionada; no me dijo nada pero sus ojos me lo dijeron todo. Encendía un pitillo con sus fuertes manos cogiendo un mechero con detalles de cuero viejo. Su cara tallada como un Miguel Ángel estiró su boca carnosa para acercar sus labios al cigarrillo. Volvió a mirarme y una vez más sentí la pasión en sus ojos oscuros. 

Bajó de su scooter impregnada de por lo menos veinte espejos retrovisores y con un caminado lento y viril se acercó a la esquina en la que yo me encontraba. Sobraron las palabras. Sobraron las palabras en la oscuridad infinita de la noche, que nos abrazaba a la vez que le contábamos un secreto a gritos al cielo. La tierra tembló, pero no lo sentimos, sólo sentimos nuestros cuerpos vibrar al compás del calor que desprendíamos. Todo acabó. Me dió la espalda y antes de volver a subirnos a nuestras scooters se giró... Sus labios esbozaron una sonrisa de cansancio y sensualidad. Su mirada me hizo revivir en un segundo la noche anterior, una noche y unos ojos que no olvidaría jamás.



Ann

No comments:

Hello Dolly,

Goodbye Dolly.